Capítulo 2

Eduardo me dijo esta semana que un Viaje como éste es como tener un hijo, el momento siempre viene mal. Por eso hay que fijar una fecha e intentar organizar todo lo que se pueda, sin más.

También fue suya la idea de que pasara por una notaría en Madrid y se lo agradezco encarecidamente aunque espero resulte innecesario. Lo siento por el reloj, Lucas. Jajaja Es casi imposible dejar todo totalmente atado entre el trabajo (preparar la leña del invierno, reservas…), las finanzas, vacunas (esta vez me ha faltado la de la rabia pero llevo diez más que la anterior vez, que pasé del tema), visados, mecánica, repuestos, material de acampada y viaje… Si intentas preveer todo lo malo que te puede pasar, y que sueñas los días previos, no sales ni de casualidad.

 

Yo me di tres semanas y partí el pasado día 21 de septiembre desde Valgañón y rumbo al sur, con la esperanza de que esta moto vuelva algún día desde el norte. La idea en esta primera etapa es llegar hasta Ciudad del Cabo, Sudáfrica, sin ningún otro plan que no sea el libre albedrío. Debo remarcar que busqué una Honda Africa Twin XRV 750 de 1990 hace ya tres años puesto que la idea del Viaje era para cumplir los 40 pero varias razones lo demoraron hasta mis 42.

Una moto barata, con poca electrónica y muy fiable por la que nadie se dejaría matar si las cosas se ponen feas. Quiero pensar que igualmente y en sentido inverso, nadie mataría por este cacharro viejo. Jajaja Por vieja que sea, su motor parece eterno y le hemos hecho casi todo lo que se te pueda ocurrir en cuanto a frenos, aceites, filtros, suspensiones, transmisión, bombas, líquidos, ruedas y electricidad. Mil gracias a Vicente y Jorge por su ayuda.

Tranquilos, que si algo falla seguro que va a ser culpa mía, como siempre.

mapa