Capítulo 8

La capital Nouakchott me recibe con el bullicio del puerto de pesca, un sitio único donde miles, sí, miles de barcas de todos los tamaños trabajan y traen las capturas a la tarde (otras hacen salidas de una semana de duración). Me quedo en un albergue con cabañas junto a la playa para visitar el puerto por las tardes. Las barcas atracan directamente en la playa y es muy curioso ver cómo las suben a la arena usando palos y bombonas a modo de ruedas.

20151002_180743

 

El dueño del albergue me llevó por el centro de embajadas y a enseñarme la ciudad y me mostró lo importante que es la hospitalidad para los musulmanes, algo que volvería a comprobar en la carretera. Mauritania está incluido entre los países con radicales islamistas adonde no se debe ir, pero solamente han sufrido un ataque en la zona de Nema y el gobierno se cargó a todos los responsables.

Se trata de un pueblo muy tranquilo y el poder militar es muy fuerte, donde es muy difícil que prolifere el islamismo radical. De camino a Mali se me hace de noche y me veo obligado a acampar junto a un pequeño poblado nómada donde divisé un fuego. Pese a que solamente el chef de ville habla francés, todos intentan ayudarme… unos me traen un colchón, otra señora una almohada, unas chanclas, unos vasitos de té…

20151002_182147

 

El té en Mauritania es toda una experiencia además de estar riquísimo. Se debe tomar en tres veces, una vez cada comensal porque la infusión con mucho azúcar evoluciona en la tetera y parecer no acabarse nunca. Dicen que el primero es fuerte como la vida, el segundo amable como el amor y el tercero dulce como la muerte. También escuché la misma versión siendo el tercero como tener un hijo; me pareció tan bonito que no me atreví a preguntar si se refería (el chef de ville) al acto en sí o a la paternidad…

La pobreza y desolación del interior de Mauritania queda patente en la infinidad de animales muertos en la carretera. Cada 50 metros hay un asno (muchos salvajes), cabra, vaca o perro pudriéndose y el olor se convierte en una constante de camino a la frontera con Mali.