Como cada año este fin de semana nos visitaron los amigos de la Asociación de Clásicos de La Rioja con sus monturas.

La plaza de Valgañón se convirtió en aparcamiento mientras se ofrecía un almuerzo y luego se proseguía la ruta en dirección a otras aldeas del valle de Ezcaray.